Esp | Eng

Bolivia: Diez años con Evo

Fotografías de Adrián Pérez

En diciembre de 2005, Juan Evo Morales Ayma, candidato por el Movimiento al Socialismo (MAS), ganó las elecciones en la primera vuelta electoral con el 54% de los votos. Sería la primera vez en América Latina que un campesino indígena fuese elegido presidente. Su victoria significó un antes y un después para la historia de Bolivia.

Antes de la presidencia de Morales, para ser precisos 60 años atrás, los indígenas tenían prohibido el acceso a las plazas principales de las ciudades, pero con Evo al poder, este grupo en particular depositó en su figura las esperanzas de construir un futuro que considere las demandas, necesidades y derechos del campesinado indígena.

“El movimiento indígena no es excluyente, es incluyente. Con nuestro gobierno se acabará el odio, el desprecio. Se acabará con el Estado neoliberal y el Estado colonial”, fueron algunas de las primeras palabras del mandatario al asumir su primera presidencia. Durante la campaña, no sólo prometió un gobierno antiimperialista, anticapitalista y anti neoliberal, sino que se incluía por primera vez en ese cambio a la población campesino indígena como protagonista, luego de siglos de exclusión, pobreza y discriminación.

En el seno de una familia numerosa dedicada a la agricultura en Orinoca, Oruro, el joven Evo se asumió parte del movimiento indigenista e hizo propias las reivindicaciones del movimiento campesino que desde 1952 no era favorecido por ninguna política estatal. En los años ‘80 se unió a las filas del sindicalismo agrario y fue elegido Secretario General del gremio de Campesinos Cocaleros. Luego encabezaría una extensa disputa contra el gobierno estadounidense que pretendía eliminar las plantaciones de coca por su vínculo productivo con la cocaína.

Este fue un momento político crucial en la carrera de Evo y para el campesinado en general. Considerando que en Bolivia el cultivo de coca es el principal medio de vida de gran parte de la población agricultora, el campesinado cocalero ganó protagonismo como actor político en la disputa con el gobierno estadounidense al impedir finalmente la sanción de las leyes que buscaron prohibir su cultivo. Esto le valió la admiración de numerosos gobiernos latinoamericanos. Entre ellos, Cuba y Venezuela con quien Morales establecería un estrecho vínculo y tomaría de ejemplo para instaurar ciertas políticas durante su mandato.

El 6 de diciembre de 2009 se celebraron nuevamente las elecciones presidenciales en Bolivia. Evo conseguiría la reelección con el 64,22% de los votos y reasumió la presidencia de Bolivia el 22 de enero de 2010.

12 de octubre de 2014, ganó las elecciones presidenciales con un amplio margen por tercera vez consecutiva, con lo cual gobernará hasta 2020. El jefe de Estado boliviano sumará, así, catorce años en el poder.

Tras su segundo triunfo, Evo Morales logró uno de sus objetivos: la conformación de una nueva clase social en Bolivia gracias a las políticas de nacionalización de recursos y de empresas anteriormente privadas; la clase alta indígena.

En una de sus primeras acciones decidió cumplir una de sus promesas de campaña y reducir su salario en un 57%; el salario de muchos otros funcionarios del gobierno y la administración pública fue igualmente reducido, ya que según la ley ningún empleado público puede percibir un salario mayor al del presidente. También anunció su intención de llevar ante los tribunales a su predecesor,  Eduardo Rodríguez Veltzé, y al entonces ministro de Defensa, Gonzalo Méndez Gutiérrez,  Gonzalo Méndez Gutiérrez, acusándolos de traición a la Patria, por haber transferido 28 misiles tierra-aire MHN-5 de fabricación China, que se encontraban en los arsenales bolivianos, a Estados Unidos, para ser "desactivados". Ya a inicios de su mandato tuvo que sufrir la primera huelga de los trabajadores de sectores agrícolas y mineros.

El  6 de diciembre de 2009 se celebraron nuevamente las elecciones presidenciales en Bolivia. Evo conseguiría la reelección con el 64,22% de los votos y reasumió la presidencia de Bolivia el 22 de enero de 2010.

El 12 de octubre de 2014, ganó las elecciones presidenciales con un amplio margen por tercera vez consecutiva, con lo cual gobernará hasta 2020. El jefe de Estado boliviano sumará, así, catorce años en el poder.

Tras su segundo triunfo, Evo Morales logró uno de sus objetivos: la conformación de una nueva clase social en Bolivia gracias a las políticas de nacionalización de recursos y de empresas anteriormente privadas; la clase alta indígena.

Por María Laura Brito

http://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/273_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/274_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/275_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/276_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/277_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/278_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/279_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/280_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/281_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/282_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/283_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/284_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/285_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/286_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/287_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/288_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/289_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/290_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/291_th.jpghttp://agenciazur.com/wp-content/uploads/2012/12/292_th.jpg
No hay PDF disponible.